domingo, 31 de mayo de 2015

Cómo cambia la visión


Cuando eres pequeña adoras usar los zapatos de tacón de tu madre, imaginarte con un pintalabios rojo y el cabello en un sofisticado recogido conquistando el mundo y el corazón de un hombre. Pero entonces creces, y te das cuenta que madurar está sobrevalorado. Te das cuenta de que los hombres son bastante más complicados de lo que cabría esperar; y para rematar, la situación del país no te permite conquistar el mundo como deseabas.

Lo único que te queda en ese momento es ser sofisticada. Y aunque cuando estabas en el instituto en plena fase rebelde lo único que querías era usar el resto de tu vida eran tus Converse, y tus vaqueros rotos; te das cuenta de que hay momentos en los que tienes que dejarlos apartados en tu armario y buscar que el estilo de Audrey Hepburn y el de Cara Delevigne se mezclen creando algo auténtico con lo que por lo menos sientas que en alguna de esas facetas idílicas infantiles has logrado el éxito.

En ese momento, es en el que te das cuenta de que existe un término que se aplica perfectamente a lo que quieres conseguir, como en «Alguien como Tú». Conseguir un cambio como el que Zach Siler consigue que se produzca en Laney Boggs "cara la galería" como se dice. Y es que Laney ya es espectacular, tiene alma de artista, pero se pierde en su estilo.

Y ya que es tan difícil lograr el amor, o una carrera de éxito, por lo menos podemos vestir entre: una estrella del rock como Shirley Manson o Karen O; y una mujer de indiscutible clase y estilo como Tory Burch o Blake Lively.
Como dijo Coco Chanel:«La moda se pasa de moda, el estilo jamás».  Y eso es lo que conseguimos cuando elegimos bien.



link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...