miércoles, 8 de julio de 2015

Tu Música éPica

Hay mañanas en las que me despierto con el cantar de los pajaritos y pienso en lo afortunada que soy,  tengo una gran familia y unos buenos amigos. Tengo la posibilidad de viajar y de conocer el mundo; se me brinda la oportunidad de vivir en Londres en otoño.

Pero a veces no somos tan positivos y pensamos en problemas acuciantes en nuestra vida de autorrealización. Problemas que pueden absorber horas y horas de nuestro tiempo, problemas que no lo son realmente. ¿El largo de mi vestido es el correcto? ¿Cuándo me han mirado en la puerta era con asco? ¿Ni siquiera importo tanto como para que me miren con una sonrisa? No debería haberme comido ese pastel. ¿Cómo puedo tener el pelo tan desastroso hoy?

Miles son las tonterías por las que perdemos el tiempo: chicos, ropa, cotilleos... Y a veces perdemos lo que de verdad importa de vista. Los momentos cruciales de nuestra vida, esos que te quitan la respiración; esos momentos que revives en tu memoria sin cansarte todas las noches antes de dormirte; aquellos que hacen que tu vida de un giro radical.

No entiendo porque en ocasiones no nos fijamos en esos momentos y los dejamos pasar, por lo que después se nos difuminan en la mente y no los podemos recordar con todo lujo de detalles. Para eso a veces nos ayuda la música, esa canción que nos hace revivir y volver a sentir puede que ese verano que marcó un antes y un después en nuestra vida, esa canción que sonó la última noche al terminar exámenes, esa melodía que sonaba ese anochecer frente a la playa en la radio del coche

El caso es que la música está asociada a nuestra vida de forma inevitable; como las abejas se acercan a las flores en primavera. Canciones míticas de The Clash, Los Ramones, The Beach Boys; o más modernas como The Avett Brothers, The Shins o The Mowglies. Esa música que nos emociona, nos hace más fuerte y en definitiva nos hace quienes somos.

link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...