jueves, 29 de marzo de 2012

Chapeau de Paille

Estos días son maravillosos, la luz del sol ilumina todo, los jardines están llenos de chiribitas. De los balcones de las casas asoman auténticos jardines en flor y la temperatura acompaña a cualquier plan que se nos ocurra hacer al aire libre. Es más parece que no hay que hacer planes, con salir a la calle ya está hecho el plan.

Dentro de lo bonito que es el buen tiempo, no hay que olvidarse de protegerse de la fuerza del sol. Como decía mi abuelo: “El sol de Marzo, da con el Mazo”. Muchas veces nos dejamos engañar por frases como, no estoy tomando el sol, o solo es un momento, pero el Sol, no hace distinción de cuales sean nuestras intenciones.

De ahí que nos tengamos que proteger, tanto con cremas solares como son sombreros, gorras y demás que se nos ocurra que pueda cubrir la papeleta.


Me encantan los sombreros, y me parecen muy útiles. De pequeña, mi padre me regalo una gorra que me obligaba a usar siempre que estaba en la piscina, ya que tenía una tendencia muy grande a quemarme la nariz. Esa gorra acabó quemada, literalmente, era roja, y al cabo de dos veranos acabo blanca, (bien es verdad que yo me pasaba en la piscina desde el mes de junio, hasta el final de septiembre).


 
Los sombreros de paja son muy agradables, y permiten que nos protejamos del sol a la vez que nos vemos bien. En ocasiones pueden parecer salidos de una película, y dar un toque desde romántico, pasando por un estilo muy playero, hasta romper un poco con el estilo.

Hay tantos modelos como gustos, pero lo que tenemos que tener en cuenta es que el sol además de alegrarnos, también hace daño a la piel, por lo que es muy importante disfrutar de el con moderación y si se puede con un poco de estilo.




link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...