lunes, 8 de abril de 2013

Un caprichito

De vuelta de Nueva York, me he traído un regalito de la quinta avenida. Y nada más, y nada menos que de Tiffany’s, que tampoco es que tenga que ser todo tan caro, es decir, la joyería cuenta con una línea de plata, una línea de piel, otra de complementos e incluso perfumes.






Así que rápidamente me dirigí a la tercera planta, donde se encontraba la plata y los colgantes. La verdad es que elegir entre todo era complicado. Aunque por lo menos había acotado un poco las cosas.






Los mostradores, las piezas, y todo era absolutamente magnífico. Pero lo que me quedaba claro es que quería algo que me sirviera, y combine con todo, es decir desde un vestido de día, un vaquero, o un vestido de fiesta.





Había pendientes, anillos, pendientes, cadenas, collares, etc. Pero entre todo me tenía que decantar por algo. Y finalmente, elegí un collar, una cadena de eslabones bastante grandes con un colgante en forma de corazón tan clásico de la marca.







Al final del día me encontré en 5ª Avenida junto con una bolsita azul de Tiffany’s, ideal para sentirte como una estrella, y sin necesidad de arruinarme con unos diamante, ¿aunque quien lo pudiera?

link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...