martes, 18 de diciembre de 2012

Watch my Fingers!


El otro día oí unos comentarios un poco despectivos respecto a la ropa y complementos vintage que me pareció absurdo, ya que los tachaban de trapos viejos. Me gustaría que se lo dijeran a la Reina de Inglaterra, que su corona no es más que un trapo viejo, es que es surrealista, o que los vestidos que con tanto cuidado se conservan de Balenciaga, los vestidos de Marilyn Monroe, o las joyas de Elizabeth Taylor no son más que trastos viejos.

Este fin de semana fui a la feria de antigüedades. Me encantan las piezas vintage en el armario, y es que aunque piensen lo que piensen a mi modo de ver más lejos de la realidad, las piezas antiguas de cualquier tipo en un armario son piezas especiales que ya no se hacen, que se han realizado con técnicas muchas en desuso que lo único que nos enseñan es el mimo y el cuidado con el que se llevaban a cabo piezas de artesanía y en definitiva, obras de arte.

Con esto no quiero decir que las piezas modernas no valgan. En la feria me compré el anillo en tonos rojos que aparece, y aunque no es una pieza sacada de una gran joyería como Tiffany’s o Cartier, es especial y única, y también me permite acceder a piezas que de otro modo no me sería posible. El joyero de la abuela, el de la madre, el de la tía… están todos ellos plagados de piezas únicas que son en definitiva reliquias familiares.

Pero también siempre quedan las réplicas, ¿cuántas veces se realizan copias, o se inspiran en joyería antigua para hacer las delicias de unas cuantas? De todas formas, la bisutería es cada día más especial, y encontrar un anillo, o una pieza que sea especial para cada cual es bonito.

link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...