miércoles, 13 de febrero de 2013

Del sombrero sale el recuerdo


Había días de invierno, en los que hacía un frío tremendo, no sé si lo anunciaban como ahora, con olas polares o no, pero el caso es que mi padre sacaba un sombrero verde que tenía unas plumas en el lateral y se lo ponía para ir a trabajar. De un estilo muy inglés pero firmado por Loewe.



Hoy es el día, que me lo pongo yo. Según mi madre, me queda mejor a mí, pero echo de menos quedar con él por alguna extraña razón en Bilbao, y que mi padre me llevara a tomar una tortilla a media mañana, y verle por Moyua con su sombrero. Por esos momentos son por los que darías lo que fuera.

link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...