lunes, 5 de noviembre de 2012

My new Wishlist

Me sucede bastante a menudo que veo cosas que me dan al ojo. Las veo, y desde ese momento me las imagino como podrían quedar con todo mi armario, por separado, con nuevos hallazgos o simplemente con excavaciones que realizo en el yacimiento que tengo desde hace mucho tiempo en mi closet.







 
Y como siempre me dicen, tengo un problema, y es que me gusta todo, camisetas, faldas, chaquetas, bolsos, carcasas, guantes, carteras, bisutería… pero en la vida no se puede todo, pero soñar e inspirarse siempre es posible, encontrar sustitutivos perfectos low cost, porque mi cartera no da para tanto.






 
Lo mismo que me sucede con que todo me gusta, también tengo un rango muy grande de las marcas que me gustan, porque como dicen: en la variedad está el gusto. Lo mismo me gusta Louboutin (¿no lo sabíais?), que Zara; lo mismo me fascina American Eagle que American Vintage; por la misma regla de tres me da igual el origen de la marca, por un lado me alucina Furla que me vuelvo loca con Zadig & Voltaire.



 

Al mismo tiempo soy de buen conformar, me gustan las cosas con más o menos color, con más o menos detalle. Me encanta el tacto de las cosas, una de las cosas en las que siempre me fijo a la hora de comprar es el tacto, ya que si no me gusta la calidad por mejor diseño que tenga si me lo compro no lo acabo usando a gusto y eso si que no me gusta.





 

Cada día más, me doy cuenta de que muy a mi pesar prefiero comprar menos cosas pero que sean buenas que más que sean mediocres y que se estropeen fácilmente. ¿Son percepciones mías? ¿os sucede lo mismo? La cuestión es que de esta forma me acaban quedando muchas más cosas en mi lista de deseos.

link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...