miércoles, 20 de junio de 2012

Little White Dress

 
Si una de las máximas son los LBDs, otra son los LWDs. Ambos son perfectos para cualquier ocasión, no obstante, mientras que los LBDs son más apropiados para el invierno, los LWDs son más de verano. Son ideales para cualquier acontecimiento de verano, desde ir a la playa, ir a tomar algo o ir a una cena especial. Y es que en verano, cuando tenemos un poco de color favorecen mucho.



Y lo mismo que un LBD se puede conjuntar con todo, lo mismo ocurre con los LWD. Los vestiditos blancos combinan perfectamente con un look rockero, playero o más elegante. El límite lo ponemos nosotras, en nuestras elecciones y con nuestro propio estilo.

 
Blanco, blanco roto, un poco más marfil, crema, hielo, el tono puede ser más o menos claro, depende de nosotras. Estos vestidos requieren de mayor cuidado por su color, que los hacen más delicados y susceptibles al entorno. Requieren de lavados más específicos. Personalmente, me gusta lavarlos a mano, para que no se mezclen con ninguna prenda de color por error.




Tengo un par de LWD, que cuando en verano no sé como vestirme tiro de ellos para todo. Me los pongo con sandalias planas, playeras, tacones, cuñas y flip-flops. Con jerséis de punto, hoodies, blazers, etc. Con bolsos, clutches o cestos. Con maquillaje o sin maquillaje. ¿Alguna idea más?





link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...