lunes, 21 de mayo de 2012

My ❤ de Rafia

Menudo fin de semana, al final las comuniones estuvieron pasadas un poco por agua, pero lo importante es lo bonito que fue todo al final y las sonrisas de los niños en sus caritas, ¡si es que hasta parecían angelitos! Y es que aunque son muy buenos, son traviesos, como debe ser.


Parece que este año vamos a aplicar la clásica norma de las abuelas, “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”, al pie de la letra. Lo que me da más miedo es que la norma se prorrogue más de la cuenta. Y es que creo que necesitamos buen tiempo. Así mismo, hay momentos en los que creo que la teoría del calentamiento global es nada más que eso, una teoría, porque cada vez hace peor tiempo, más frío en primavera y mas nieves, por lo menos donde yo vivo.

 
Aunque no es oro todo lo que reluce, creo que hay que ser optimista, y como decía Kate Hudson y Matthew McConaughey en “Como perder un chico en 10 días”: “Escárchate” (para quien no conozca la expresión, se refiere a los diamantes). Yo os digo, escarcharos y brillad con luz propia, ya que la del sol parece que está apagada, ¿será que con tanto recorte no da para pagar la factura a final de mes y han optado por cortar por lo sano?

 
Como no pierdo la esperanza en que en algún momento llegue el buen tiempo, he estado revisando este fin de semana un poco mi armario y haciendo cuentas de que es lo que no necesito comprar, y que es lo que si necesito. Y me quería centrar hoy en una pieza en particular, los cestos y bolsos de rafia. Y es que en verano son muy cómodos para ir a la playa o simplemente para dar una vuelta en plan relajado.

 
Tengo uno del año pasado muy mono que me compré en Primark con el asa de perlas de madera bastante gruesas trenzado con un . Gracias a que lo he cuidado y no he permitido que se me deforme en el largo invierno, lo tengo en perfectas condiciones para que en cuanto tenga oportunidad poder sacarlo a la calle.


He estado buscando nuevas ideas, a ver si hay alguno que deba entrar a formar parte de mi closet. He hecho una selección de diferentes modelos y marcas. De todas formas, no estoy muy segura de cual es el mejor. Estoy decantándome por uno pequeño que me sirva para dar paseos cortos, de esos en los que solo quieres llevar las llaves de casa y algo de dinero, puede que ni el móvil para poder desconectar por un rato y concentrarme en el ir y venir de las olas. Los cestos playeros también me encantan, porque incluso aunque no vayas a la playa son muy útiles para una tarde de amigas, en la que sabes que te vas a eternizar y al final vas a necesitar ese jersey que ha estado ocupando espacio al fondo del bolso, y con la caída del sol necesitas algo para abrigarte un poquito. ¿Sé nota que me apetece verano ya?

 
Me encantan, porque entre otras cosas dan un toque muy vacacional al look, y aunque toque ir a trabajar o a la universidad, en cuanto que lo ves se te pone una sonrisa en cuanto que piensas en el plan que toca después del horario laboral.


Os dejo con una canción para dar un toque de color al día, por aquí esta lo que se dice gris, tanto que no veo ni las montañas. Esperemos que sea como esa canción de cuando era pequeña que decía que después de un día gris, el sol brilla.

 
 
 
 
 





 




link within

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...